El caótico mundo de GNU/Linux

Antes, todo esto era campo

No llevo mucho tiempo en GNU/Linux, solamente vengo utilizándolo desde hace unos 6 años más o menos, por lo que no soy precisamente un “gurú” de este sistema operativo, pero llevo lo suficiente como para darme cuenta del caos actual que reina en esta plataforma. Y lo digo yo, que me encanta probar diferentes distribuciones teniéndo así que aprender continuamente cosas nuevas sobre ellas, pero una cosa es aprender cosas nuevas de distribución en distribución y otra muy diferente es tener que hacerlo sin cambiar tan siquiera de distribución, si no simplemente de versión, y por esto me parece que todo se está yendo un poco de madre.

Puede que muchos no estén de acuerdo con esta declaración, pero no paro de ver como las distribuciones punteras de este sistema operativo son de todo menos Linux. La ligereza, sencillez y estabilidad que caracterizaban a las distribuciones de Linux parece que hayan pasado a un segundo plano en pos de la constante innovación y de los cambios por todos los lados. Distribuciones como Ubuntu son un claro ejemplo de lo que digo. No hace demasiadas versiones Ubuntu era una distribución EXCEPCIONAL con mayúsculas, tenía un rendimiento increíble y una estabilidad a prueba de bombas, y lo mejor de todo esto es que lo conseguía sin consumir recursos en cantidades industriales. Aún se pueden encontrar ordenadores antiguos corriendo Ubuntu 9 o 10 sin problemas de ningún tipo como si estuvieran viviendo una segunda juventud, pero me da que esos tiempos de sencillez, ligereza y estabilidad pasaron a mejor vida, por desgracia.

Ahora me encuentro con interfaces cada vez más caóticas, con las opciones cada vez más escondidas y lo peor de todo, son más pesadas que llevar una vaca en brazos. Innovación, innovación y más innovación junto a cambios, cambios y más cambios es lo que te encuentras actualmente y que lo único que hace todo esto es dejar productos totalmente inestables debido a su corto desarrollo y a los usuarios desconcertados y confusos por tener que estar continuamente aprendiendo funcionalidades “nuevas” que antes estaban en un sitio y ahora lo están en otro aún pudiéndolas realizar con anterioridad de una forma más sencilla y menos liosa (de ahí que ponga entre comillas lo de “nuevas”, ya que en la mayoría de casos lo único que hacen es rizar el rizo aún más).

Y no me malinterpretéis, no estoy en contra de la innovación, del avance o de la evolución. Estar en contra de esto sería de tontos (máxime si hablamos de informática), pero como todo en esta vida, todo en su justa medida.

Tanto cambio no es bueno, y no solo Linux es víctima de esta moda, la mismísima Microsoft ha sacado Windows 8, un sistema operativo excepcional en rendimiento pero con una pequeña pega, o más bien grande, ya que me da a mi que en Redmond se han olvidado totalmente de los ordenadores de escritorio, con un menú de inicio inexistente o al menos inútil salvo para dispositivos táctiles y del que me apuesto a que el 70% de la gente que usa Windows 8 tiene instalada una aplicación que le devuelva el clásico menú de Inicio. Además de esto hay otros detalles pero no quiero entrar en ese debate, solo quiero exponer otro ejemplo más pero en este caso fuera del mundo “Linux”.

Volviendo a Linux, podemos hablar de los entornos de escritorio, como por ejemplo Gnome, el cual su desarrollo es de todo menos regular y encontrándonos cambios por doquier siendo la mayoría de ellos un sin sentido, o al menos sin sentido de la productividad, dando como resultado una estampida de usuarios hacia otros entornos de escritorio y lo que es más importante aún, dejando de recibir el apoyo de distribuciones punteras que anteriormente le daban la vida y que ahora, o se han embarcado en su propio proyecto, como en el caso de Ubuntu, o se han cambiado a otro entorno, como en el caso de Debian por su paso a XFCE. En Gnome pasamos de un Gnome 2 totalmente ordenado y con un rendimiento espectacular, a un Gnome Shell sencillamente caótico y con ganas de hacer de lo fácil, difícil. Nos encontramos con opciones totalmente escondidas (y más para los que somos de menús, usando casi en exclusividad el ratón y dejando el teclado para escribir textos) a las cuales antes podías acceder a ellas a dos míseros clicks de distancia y ahora es como buscar una aguja en un pajar, y eso por no hablar del rendimiento, el cuál directamente a disparado los recursos necesarios para mover tanto adorno y efecto, eliminando casi con total seguridad cualquier distribución que use Gnome Shell o derivados de ser usada en ordenadores medianamente antiguos.

Y para colmo, ahora me encuentro con la noticia de que mi querido Fedora, en su versión 19, podría usar Cinnamon, un híbrido entre el aspecto y funcionalidades de Gnome Shell y el orden de Gnome 2 que no llega a alcanzar a ninguno de los dos y se queda en un punto medio bastante incómodo. Lo confieso, todos estos híbridos que han salido no son de mi agrado precisamente, por lo expuesto anteriormente.

Y no todo son los entornos de escritorio, las propias distribuciones se han vuelto mucho más pesadas, viendo como antes bastaban los CD´s para almacenar cualquier distribución y ahora los DVD´s se quedan cortos en algunos casos. Y si fueran pesadas solo por tamaño tendría alguna excusa, pero es que son pesadas en rendimiento. A menos que tengas una buena máquina o modifiques una distribución a tu medida quitándole toda la morralla que las meten últimamente, el rendimiento no sera puro Linux. De echo pondría la mano en el fuego diciendo que el Windows 8 con su aceleración por software es muchísimo más rápido en ordenadores con pocos recursos que las distribuciones más punteras de Linux como Ubuntu, Fedora y demás.

En resumen, esa esencia Linux que tanto me gustaba se está perdiendo a pasos agigantados. Cambios continuos por todas partes y distribuciones cada vez más pesadas son el causante de la perdida de esa esencia tan especial que, para mí, tenía Linux no hace demasiado. Sólo espero que toda esta locura sea algo temporal y que excepciones como Debian sigan conservando esa esencia Linux, pero lástima que para mí un Debian, fuera de un entorno empresarial o de servidores en los que se desenvuelve mejor que nadie, no lo vea como distribución para un ordenador personal.

Anuncios

6 comentarios en “El caótico mundo de GNU/Linux

  1. Debo darte la razón. Se han vuelto locos con eso de que debe ser bonito y se les olvida que lo más bonito de un ordenador es…. “que funcione”. Tengo menos experiencia que tú. He pasado por Linux Mint (curioso, se me quedo pequeño) y cai en las garras de ubuntu. Ahora le he cambiado la inicial (Xubuntu) y mi ordenador ya no se ahoga.
    Bueno, ese es el encanto de gnu/linux. El poder probar y probar hasta encontrar tu distribución y “escritorio” adecuados. ¿Estamos lejos de ser un producto comercial? Sí, a años luz. ¿Es maravilloso? Si encuentras tu distro, sí. ¿acabaran los sobremesa desapareciendo? Espero que mejoren mucho los dispositivos portátiles (tablets, moviles) o si no los profesionales jamás abandonaran su maravillosas cajas.

    1. Gracias por tu comentario!!! Pues da la casualidad de que yo también ando ahora con Xubuntu y la verdad es que estoy bastante contento con el rendimiento y con lo ordenado que es XFCE, además de la ventaja que le da el tener los repositorios de Ubuntu, claro está. La última versión de Fedora no es que sea muy de mi agrado, el nuevo instalador no me convence para nada y ya me veo venir el rumbo que tomará.

      Has dicho algo muy interesante haciendo referencia a la desaparición de los ordenadores de sobremesa (de echo en un futuro tenía pensado escribir sobre ello ya que lo considero interesante). En mi opinión ya pueden evolucionar las tablets todo lo que quieran que yo, como informático, jamás cambiaré un señor ordenador con su versatilidad inigualable y con su escalabilidad por una tablet, por mucho que me quieran vender que las tablets son el futuro.

      Saludos!!!

  2. Estoy de acuerdo, excepto por la última frase. Uso Debian hace 5 años en mis dos computadores personales, y no me imagino produciendo con otro sistema operativo.

    Frente a la diversidad de GNU Linux, me parece que debería haber más coordinación entre los diversos proyectos.

    Como usuario, la clave esté en hacer que el sistema operativo trabajo para uno y no uno para él. Hay una fase de exploración, de conocimiento de alternativas. Si uno se queda en esa fase está frito. Finalmente hay que construir un modelo personal de producción (o productividad, cualquiera sea lo que produces). En eso GNU Linux es superior a todos: uno puede adaptar un conjunto de herramientas para construir ese modelo. Pero si no tienes modelo, ni Mac, ni Windows, ni la virgen María te salvarán

    Por lo demás, me gustó tu artículo.

    1. Gracias por comentar!!! Respecto a lo de Debian, me parece una distro robusta y muy estable, pero sus repositorios se me antojan algo desfasados (cierto es que se le puede agregar otros repositorios) y el avance de la propia distribución se me hace un poco lenta. Como distribución para usarla día a día no es que no me guste, pero creo que al menos para mi, hay otras mejores.

      Pero volvemos a lo de siempre, cada uno tiene sus gustos y a unos les gusta una distribución y a otros otra, es lo bueno de tener tantos “sabores”.

      Saludos!!!

  3. Buenas, creo que todos coincidimos en lo mismo, y como bien a dicho leovilla “la clave esté en hacer que el sistema operativo trabajo para uno y no uno para él” y es que el entorno gráfico en el que trabajas cuenta mucho, pero no nos podemos quedar en eso, debemos buscar el que se adapte a nosotros o adaptarlo, y pensar en lo que hay “debajo” llámalo Ubuntu, Debian, Fedora o lo que mas te guste pues es realmente tu herramienta de trabajo, el entorno se le puede dar una patada pues en algunos caso es innecesario ,o cambiarlo y adaptarlo.
    Yo utilizo Debian y realmente me es indiferente el utilizar kde, gnome, xcfe, awesome o lo que me eches pues realmente lo que utilizo es Debian y sus herramientas y para cada situación una rama u otra , para servidores y entornos que necesitas mucha estabilidad la estable y para uso domestico y trabajo testing,, el entorno es lo de menos.
    Un saludo 😉

    1. De acuerdo. Agrego un matiz: decir que el sistema operativo trabaje para uno no significa, en todo caso, dejar de retribuirle a la comunidad que lo creó, ya sea con conocimientos (retroalimentación), divulgación y/o recursos.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s